miércoles, 9 de febrero de 2011

ausencia del principio de contradicción

Hay un discursito social que en ocasiones me "rompe las pelotas": Defínase...Discursito que a lo largo de la vida iba tomando matices, ¿que querés ser cuando grande? ( uno si quiere ser  alguien cuando es chico?...Freud decía que un niño juega a ser grande, simplemente eso, pero ser grandes tiene un montón de posibilidades) o el típico : a quien quieres mas? ...toda una lógica de la exclusión.

¿Quién eres? ¿Qué eres? ¿De dónde sos? Interrogantes que apuntan a respuestas unívocas.

En la infancia, el niño responde en el juego mostrando los múltiples caminos del deseo...en un mismo juego va y viene de una identidad a otra.


No se quien soy, necesitaría una vida para contestar que he sido, y aún así, tendría que responderlo a partir de las cosas que he hecho, que son múltiples.


¿Cuál es la onda de los boludos que buscan que definamos algo en la vida?  ¿Por qué no podemos derivar? La lógica nos niega la ubicuidad, la posibilidad de ser y no ser... Justo por ahí se cuela el inconsciente, diciéndole no al no, que paradoja...tal vez por eso me quedé leyendo cosas de psicoanálisis porque encontré alguien que me permitía ser contradictorio, amar y odiar al tiempo, querer a muchos al tiempo y no tener respuesta cuando me preguntaban ¿quién sos?...Que paradoja ahora defiendo decir no y hace unas frases lo atacaba...


Un profesor de una Universidad de México, Walter Beller Taboada, escribió esto:


Un problema que se planteó a menudo Freud se puede enunciar de la siguiente forma: en lo inconsciente no hay negación sino contenidos investidos con mayor o menor intensidad. Lo cual se relaciona con la contradicción (pues no hay contradicción si no hay negación). En principio, los procesos inconscientes (vistos desde el ángulo de la primera tópica freudiana) se rigen por lo que Freud llama el proceso primario, el cual se manifesta, entre otros aspectos, por la "ausencia de contradicción".7 Esta formulación requiere de varias aclaraciones para poder situar las reflexiones que se exponen en el presente trabajo.
La formulación del inconsciente como exento de contradicción puede entenderse como sigue: el sistema inconsciente sería pura afirmación, o sea, como ausencia en el cumplimiento del principio de no–contradicción (el cual, por cierto, lo ubica Freud como parte del proceso secundario). ¿Quiere decir Freud que en el inconsciente no hay ninguna contradicción? Más bien, puede entenderse como la confirmación de que el inconsciente excluye el principio formal de no–contradicción...

Por medio de la negación, afirma Freud, "el pensamiento se libera de las limitaciones de la represión".
El examen que Freud hace de la negación en la estructura neurótica revela que se trata de la conjunción del sí y el no. El 'no' está del lado del enunciado, en tanto que el 'sí' está del lado de la enunciación. Ambos coexisten. La negación entraña una afirmación reprimida que sólo surge cuando aquélla se enuncia. Decir a la vez sí y noes una contradicción, a la manera en que lo maneja la LP.
Desde el punto de vista lógico, la negación así descrita implica un no y un sí simultáneos, en el mismo acto. Ahí donde el paciente dice "no", el analista lee "sí". Pero la conjunción de ambas expresiones es necesaria y por eso constituye una verdadera contradicción que el sujeto revela y oculta a la vez. De la misma manera, en un sueño aparecen formas contradictorias, inconsistentes

Y dice Freud:

"En extremo llamativa es la conducta del sueño hacia la categoría de la oposición y la contradicción. Lisa y llanamente la omite, el 'no' parece no existir para el sueño. Tiene notable predilección por componer los opuestos en una unidad o figurarlos en idéntico elemento. Y aun se toma la libertad de figurar un elemento cualquiera mediante su opuesto en el orden del deseo, por lo cual de un elemento que admita contrario no se sabe a primera vista si en los pensamientos oníricos está incluido de manera positiva o negativa"





No hay comentarios:

Publicar un comentario